¿Cómo aparece lo nuevo?: una reflexión a partir de la película Poor Things

Como seres sociales somos sometidos desde nuestra infancia a un conocimiento estructurado que se nos impone desde el preescolar hasta la universidad. De ahí que funciona como una regla común, un punto de partida donde todos adquirimos los mismos conocimientos, con sus variantes sociales, con una estructura específica, que permite que podamos comprender y explicar la realidad más o menos objetiva, sistemática y verificable, lo que facilita la resolución de problemas, la predicción de fenómenos y la innovación tecnológica. Basado en la razón y la evidencia es socialmente aceptado y más confiable y riguroso que otras formas de conocimiento basadas en la intuición, la fe, la tradición o la contradicción

Pero ese sistema de conocimiento también tiene sus riesgos y profundas limitaciones. Especialmente porque es una estructura rígida, dificil de ajustar o agitar debido a los sistemas de poder político y económico que lo sustentan, lo generan y lo imponen. El conocimiento estructurado al que hemos sido sometidos durante nuestro crecimiento intelectual y sensible nos limita ante las dimensiones de la realidad, la diversidad, la complejidad y la incertidumbre que caracterizan al mundo. Algunas de estas limitaciones y riesgos son:

  • Reduccionismo: Simplificar la realidad y omitir aspectos relevantes que no se ajustan a las categorías, modelos o paradigmas.
  • Dogmático: Asumir que sus principios y leyes son verdades absolutas e inmutables, y rechazar otras perspectivas o evidencias que los cuestionen o contradigan; como la imaginación, la creencia o el conocimiento sensible.
  • Instrumental: Utilizado para fines egoístas, lucrativos o destructivos, sin tener en cuenta las consecuencias éticas, sociales o ambientales de su aplicación.

Estas limitaciones y riesgos plantean un interrogante fundamental: ¿dónde el conocimiento estructurado limita la creatividad y la invención? Es decir, ¿cómo el conocimiento estructurado puede obstaculizar o reprimir la capacidad humana de imaginar, explorar y crear nuevas formas de entender y transformar la realidad?

Pobre conocimiento

Para intentar responder a esta pregunta, podemos recurrir al provocador film Poor Things, dirigido por Yorgos Lanthimos y basada en la novela homónima de Alasdair Gray. Esta película, estrenada en México en 2024, narra la historia de Bella Baxter (Emma Stone), una joven que es revivida por el científico Dr. Godwin Baxter (Willem Dafoe), quien le implanta el cerebro de su hija no nacida. La nueva criatura, con cuerpo de mujer adulta y cerebro de bebé, se muestra ansiosa por aprender y experimentar el mundo, y se escapa con Duncan Wedderburn (Mark Ruffalo), un abogado libertino, con quien vive una serie de aventuras eróticas, cómicas y trágicas.

La película Poor Things nos presenta una comparación y una confrontación entre el conocimiento estructurado y la libertad creativa, representadas por los personajes del Dr. Baxter, Bella y la sociedad de la época. Por un lado, el Dr. Baxter encarna el conocimiento estructurado llevado al extremo, es decir, el conocimiento que se basa en la ciencia, la técnica y la razón, pero que también se vuelve obsesivo, deshumanizado y peligroso. El Dr. Baxter es un genio que domina los secretos de la vida y la muerte, pero que también es un monstruo que viola las leyes de la naturaleza y de la ética, y que trata a sus criaturas como objetos de experimentación y manipulación. El Dr. Baxter sustenta su invención, a partir de imponer su visión y voluntad sobre la realidad, sin respetar su diversidad, su complejidad y su incertidumbre.

Junto con él, la sociedad juega ese papel de juzgar y controlar qué conocimiento es permitido y cuál ignorado, humillado o excluído. La sociedad es el marco de comprensión limitada que excluye lo que no cuadra, lo que no puede ser reducido a una función o una utilidad categorizada e instrumentalizada.

Poor things, Podcast pensar la imagen
Poor things, Podcast pensar la imagen

Por otro lado, Bella encarna la libertad de un vivir sin prejuicios y lleno de posibilidades, llevada al extremo, es decir, la libertad que se basa en la imaginación, la exploración y la creación, pero que también se vuelve ingenua, impulsiva y vulnerable. Bella es una niña que descubre el mundo con curiosidad y asombro, pero que también es una mujer que se enfrenta al mundo con rebeldía y desafío. Bella no da por sentado ningún concepto, y representa ese gesto de creatividad e invención cotidiana que desafían el conocimiento estructurado, porque cuestiona sus normas, sus valores y sus límites, y busca otras formas de sentir y de pensar la realidad, más allá de las establecidas y hegemónicas.

La película Poor Things nos muestra, a través de la relación entre el Dr. Baxter y Bella, y entre Bella y Duncan, las metáforas, los obstáculos y las posibilidades del conocimiento estructurado y la libertad creativa. Algunos ejemplos de estos elementos son:

  • La metáfora del cerebro, que simboliza la fuente y el destino del conocimiento y la creatividad. El Dr. Baxter transplanta el cerebro de su hija a Bella, lo que implica una transferencia de conocimiento y de identidad, pero también una violación de la integridad y la autonomía de ambos seres. Bella, por su parte, desarrolla su cerebro a partir de sus experiencias, lo que implica un aprendizaje y una transformación, pero también una confusión y una contradicción de sus sentimientos y pensamientos.
  • El obstáculo de la sociedad, que representa el contexto y el condicionamiento del conocimiento y la creatividad. El Dr. Baxter y Bella se enfrentan a la sociedad victoriana, que se caracteriza por su rigidez, su moralidad y su hipocresía, y que reprime y castiga cualquier forma de disidencia o transgresión. El Dr. Baxter y Bella son perseguidos, juzgados y condenados por sus actos, que desafían las normas y los valores de la época.
  • La posibilidad de la aventura, que expresa la dinámica y la diversidad del conocimiento y la creatividad. Bella y Duncan viven una serie de aventuras que los llevan a recorrer diferentes lugares, culturas y situaciones, que les permiten conocer y experimentar el mundo de forma variada y enriquecedora. Bella y Duncan se divierten, se emocionan y se sorprenden con sus vivencias, que los hacen crecer y cambiar como personas.

Confrontación

La película Poor Things nos ubica en esa confrontación diaria que todos vivimos entre lo establecido, las posibilidades de todo, y sobre la tensa relación entre ambos. Nos muestra que el conocimiento cuando es único y absoluto es peligroso y esclavizante. Y que el abrirnos a otros tipos de conocimientos puede ser estimulante y liberador, pero que requiere igualmente un sentido crítico para no caer en la ingenuidad y la fantasía.

La especialista en educación intercultural Sarah Corona nos dice «que lo nuevo surge de un proceso complejo y conflictivo» y cita al poeta Rushdie “¿cómo llega al mundo lo nuevo? ¿Cómo nace? ¿De qué fusiones, transubstanciaciones y conjunciones se forma? ¿Cómo sobrevive, siendo como es tan extremo y peligroso? ¿Qué compromisos, qué pactos, qué traiciones a su íntima naturaleza tiene que hacer para contener a la pandilla de demoledores, al ángel exterminador, a la guillotina? ¿Es siempre caída el nacimiento?”. (Corona, 2019)

Como artistas, acercarnos a otros conocimientos puede revelarnos vulnerables, pues exige replantearnos cómo hemos estructurado nuestro conocimiento desde un sentido crítico, buscando deslindes, grietas o fracturas para poder acceder a otros conocimientos que nos otorgan posibilidades de sentir y de pensar el mundo desde otras perspectivas, más allá de las establecidas y hegemónicas. El arte nos acerca a estas experiencias, a explorar, a hacer conexiones entre una trama diversa y compleja de conocimiento sensible e intelectual.